Tabúes sexuales que debemos normalizar

Tabúes sexuales que debemos normalizar

por
/ 11 Abril, 2017

Para poder disfrutar de verdad del sexo sin duda debe existir un ambiente relajado, distante, divertido y excitante. Se debe terminar con los tabús y abrir la mente a cosas nuevas si queremos pasarlo bien. Se tiene que cambiar de posturas, se debe aprender a disfrutar de momento y sobre todo se tiene que dejar de lado cualquier asco, vergüenza o escrúpulo sin sentido. Por supuesto no se debe renunciar a ser uno mismo ni hacer nada que no se quiera, pero sin duda si se apartan algunos miedos infundados, tabús y escrúpulos absurdos se abrirá un nuevo mundo de posibilidades ante nuestros ojos y se conseguirá disfrutar muchísimo más del sexo. A continuación se presentan algunos de estos puntos y se explica por qué resulta tan importante normalizarlos.

Tabúes que debemos normalizar en el sexo

Sin duda resulta necesario para las parejas el renunciar a algunos tabús si es que de verdad se quiere empezar a disfrutar del sexo sin complejos. El primero de ellos, que afecta sobre todo a las mujeres, son los escrúpulos con el sexo oral. Se trata de una forma diferente con la que casi todas las personas pueden alcanzar orgasmos muy intensos. Quizá hace muchos años era visto como algo desagradable pero sin duda en la actualidad se debe renunciar a este concepto puesto que se trata de una práctica muy satisfactoria, común y relevante en todas las relaciones sexuales, sobre todo en los preliminares.

Muchas mujeres piensan que van a tener problemas con las texturas o los olores, así como pueden llegar a tener vergüenza de que sus parejas hagan lo mismo con sus partes. Si bien es cierto que la higiene es importante y se debe de cuidar, no se tiene que llegar a la obsesión, sino disfrutar y fluir con el momento, como leemos en este buen artículo sobre prejuicios sexuales.

Hay muchas mujeres que también tienen miedo simplemente a probar cosas nuevas y se limitan a hacer siempre el mismo ritual. Con cosas nuevas hablamos desde nuevas posiciones hasta lo que se requiera, según el grado al que la pareja esté dispuesta a llegar. Siempre se debe tener en cuenta el no llegar a hacer ningún tipo de petición que se sepa o se entrevea que puede molestar a la pareja, puesto que una cosa es innovar y las fantasías y otra cosa es incomodar en el sexo a la otra persona, puesto que así lo único que se estará logrando es dar un paso atrás.

La masturbación es sin duda otro tabú que afecta sobre todo a las mujeres. Una persona tiene que conocerse y saber muy bien lo que le gusta y lo que no, tanto para poder disfrutar en solitario como para poder guiar a la pareja durante las relaciones sexuales y explicarle todo lo que nos gusta. También suele ser otro punto bastante común que siempre sean los hombres los que empiezan el sexo. Esto no debería ser así, se tendría que terminar con este tabú y tendrían que ser también las mujeres quienes demandaran sexo sintiéndose poderosas, fuertes y muy sexys. De lo contrario la pasión cada vez irá muriendo más y el sexo se verá como una obligación.

A mucha gente también le da vergüenza chillar o volverse muy “loco/a” durante el sexo y este es otro tabú con el que hay que acabar porque no existe nada peor para la pasión que el cohibirse. Hay que dejarse llevar y disfrutar al máximo en todo momento ya que la depilación, la ropa interior, las risas nerviosas o los sonidos poco oportunos poco importarán a la otra persona durante esos momentos de pasión. Las recomendaciones son dejarse llevar, fluir, disfrutar y olvidarse de todos los tabúes, porque sin duda, al final no hay peor enemigo para el sexo que los miedos, los peros y la falta de imaginación. Por contra todo lo que sea fluir y seguir adelante siempre acabará sumando y contribuyendo a crear unos encuentros íntimos que sin duda resultarán muy difíciles de olvidar.

Tu comentario